Tema del concurso

DESVIANDO LA SENDA DEL NO-LUGAR

El antropólogo francés Marc Augé definió en 1993 la categoría No-lugar como aquellos espacios de tránsito que no tienen suficiente relevancia como para ser considerados lugares. Al contrario de los espacios históricos o aquellos en los que nos relacionamos un no-lugar deviene un espacio temporal, circunstancial, un espacio de paso, como un umbral necesariamente franqueable en nuestro camino hacia alguna otra parte. El no-lugar resulta un espacio despersonalizado, sin identidad, si cabe un recuerdo vago y difuso, como una imagen ambigua en nuestra memoria. Las terminales de los aeropuertos, las autopistas, la habitación de un hotel… todos ellos podrían ser ejemplos de no-lugares.

El tema que se propone para la II Edición de Des-Adarve versa por tanto sobre la definición del espacio. Invitamos a realizar propuestas que nos hagan reflexionar sobre qué aspectos producen el espacio y cuáles son las dimensiones de éste, inventar acciones y estrategias que den nuevos usos a los espacios del Certamen y nos recuerden que no son no-lugares, que los podemos conocer además de transitar, que son lugares en los que podemos relacionar socialmente, en los que podemos realizar actividades y comunicarnos y de forma original o diferente a la habitual.

¿Qué es lo que construye la identidad de un espacio? ¿Es el uso que las personas que hacemos de éste, las normas de su utilización, cómo lo ocupamos, qué actividades llevamos a cabo, cuándo y por qué? ¿Son las relaciones de poder que en él se establecen, la propiedad del mismo, su regulación? ¿Cómo podrían cambiar éstas?

¿Son sus límites físicos? ¿El material del que se definen sus formas, la manera en la que están construidos, las dimensiones, la escala, (microscópica, humana, urbana, el territorio o el paisaje)? ¿Son los colores de sus acabados, el tacto de sus superficies, el sonido de su ambiente, su olor? ¿La luz del sol que lo ilumina, el paisaje de fondo?
¿Es su valor simbólico? ¿Qué representa el lugar para cada persona, qué sensaciones le produce cuando pasa por este, qué conoce y qué interpreta de éste? ¿Cuál es su pasado, cuál es su historia y presente y cuál podría ser su futuro? ¿Qué simboliza para la sociedad, qué valores se proyectan en él?

El objetivo de ésta nueva convocatoria es reflexionar sobre cómo construimos y constituimos el espacio, qué lo caracteriza y cuál es su potencial transformador. Reflexionar sobre qué aspectos lo vinculan a nuestra memoria, individual y colectiva, y cómo podemos transformar el espacio. ¿Cómo podemos evitar el abandono o la despersonalización y neutralidad de los lugares?

Invitamos a las personas participantes a proponer reflexiones sobre qué aspectos definen el espacio y al mismo tiempo proponer intervenciones que transformen también los espacios propuestos y lo resignifiquen temporalmente y, tal vez, permanentemente de otras maneras una vez terminado el certamen y desmontada la instalación.