Claustro del Carmen · Padres Filipenses

Construcción: 1592 – 1596
Actividades y uso actual: Sede de la orden San Felipe Neri
Historia y estructura:

El origen del edificio tiene comienzo en 1591. Hay que situarse de nuevo en la Tudela conventual, donde diferentes órdenes monásticas fueron ocupando el espacio de la morería. La orden protagonista de este espacio fue la de los Carmelitas Calzados o Carmelitas Observantes encabezados por fray Gaspar Cortés. El convento se fundó en 1592 en terrenos y casas de la Familia Cortés, en la calle Zocoluengo. Cuatro años después, se realizaba la Iglesia del Carmen y se colocaba la torre con Campana procedente de la ermita de Santa Bárbara. Cuando los Carmelitas regentaban la iglesia, el paso habitual era las calles Carmen Alta y Baja que junto con las de su periferia, tuvieron un floreciente y próspero comercio. Para ampliar la entrada, los Carmelitas adquirieron dos casas que demolieron para dar lugar a la “placeta del Carmen”. Antiguamente, existía también un pasadizo bajo una casa que unía la plaza con la calle Herrerías conocido como “el paso del Carmen” que se cerraba al anochecer. No existía la actual calle Gayarre; todo eran huertos, campos y corrales. En la actualidad, la entrada tanto al patio como a la Iglesia del Carmen es desde esta última calle, en honor a Julián Gayarre, músico cuyo nombre luce también otro de los espacios de esta III edición, El Quiosco de la Plaza de los Fueros. En este convento vivió y ejerció de prior fray Vicente Díaz Bravo (1708-1771?), autor de libros entre los que cabe destacar “Memorias históricas de Tudela”.

En el Siglo XIX, tanto la Iglesia como el convento pasaron por varias dificultades en cuanto a mantenimiento. En 1813, con la segundo ocupación francesa, fue utilizado como hospital de la tropa. En 1835, se clausuró el convento con la supresión de las comunidades religiosas. En 1844, se vendió el convento en concepto de bienes desamortizados. En 1891, el Obispo de Tarazona autoriza la fundación de un oratorio de la orden de San Felipe Neri. Los Filipenses solo ocuparon una parte del antiguo convento, pues el resto fue vendido en subasta pública.

Desde mediados de nuestro siglo, el convento ha sido regentado por dos sacerdotes tudelanos: Pedro Rioja y Santiago Marzo. En la década de los 50, habilitaron parte del Claustro del convento e instalaron un salón de cine, donde todos los domingos y festivos proyectaban películas. Este local se bautizó con el sobrenombre de “Cine Palafox”. Otro de los usos que ha acogido este edificio es el de colegio de Primera Enseñanza desde el curso escolar de 1963/1964 hasta el curso escolar de 1971/1972.

La iglesia tiene planta de cruz latina, con una larga nave de cinco tramos con capillas entre los contrafuertes. Están cubiertas con bóvedas de medio cañón con lunetos y en la nave del tramo central del crucero monta una media naranja sobre pechinas. Algunos de los lienzos que decoran el templo están atribuidos al mejor pintor barroco navarro: Vicente Berdusán.

El exterior está compuesto por muros de ladrillo con trazado manierista, obra de comienzos del siglo XVIII. De proporciones cuadradas, contiene un panel central y un cuerpo coronado por un frontón triangular que se realizó pensando en la colocación de dos torres aunque finalmente solo se instaló una.

Del primitivo convento se conserva un gran patio que corresponde al antiguo claustro. Consta de dos cuerpos de ladrillo ambos jalonados por dobles arcadas de medio punto, donde se cobijan las ventanas. En la actualidad, el patio tiene varios accesos: desde la calle Gayarre (acceso de uso para el Certamen), a la nueva capilla y a una de las galerías que actualmente da cobijo al coro Fernando Remacha para sus ensayos. También posee varias especies de árboles y plantas, teniendo como punto central del espacio un gran olivo. El patio ha sufrido varias transformaciones a lo largo de su historia y ha dado lugar a que el trazado y la apariencia de claustro hayan desaparecido en gran medida.

*Actualmente, las galerías que se utilizan son la Este y la Norte, teniendo acceso también a la planta superior. Muchos son los tudelanos que conocieron el patio años atrás y otros muchos quedan por conocerlo. Sin duda, es uno de los más enigmáticos del Certamen.

Más información:

Calle Gayarre, 4 / 31500 Tudela (Navarra)