Casa del Reloj y Quiosco. Plaza de los Fueros

Construcción: 1687 y 1921 respectivamente
Actividades y uso actual: Símbolo e inicio de celebraciones de la Ciudad y Espacio de Coworking y espacio expositivo, centro para reuniones, concentraciones y celebraciones (música), respectivamente.
Historia y estructura:

Estos dos espacios están situados en la Plaza de los Fueros de Tudela, concebida en 1687 y conocida por muchos nombres: “Nueva”, “Mayor”, “Real”, “de la Constitución”, “de la República” y desde 1893, “de los Fueros” aunque popularmente también se la sigue llamando “Plaza Nueva”. Es uno de los puntos más emblemáticos de la ciudad y su construcción representa el primer impulso urbanizador que hizo la administración local. Funcionó como puente de futuro para hacer crecer la ciudad más allá de sus murallas y ríos. Realizada sobre el cauce del río Queiles, ha ido adaptándose a varios usos a lo largo de su historia: desde plaza de toros hasta convertirse en el espacio donde celebrar los grandes acontecimientos tudelanos, “robándole protagonismo” a la Plaza Vieja, junto a la Catedral.

No forma un cuadrado perfecto pero muestra gran regularidad y simetría, destacando sus amplias balconadas corridas. En el siglo XX fueron colocados, en las fachadas de la plaza, varios emblemas heráldicos en cerámica con nombres de pueblos de la Ribera y tudelanos ilustres. También varias escenas de tauromaquia en referencia a la obra de Goya, destacan en la fachada sur. Cabe destacar también el antiguo hospital fundado a mediados del siglo XVI, el cual se utiliza actualmente como parte de la Residencia de Nuestra Señora de Gracia. Situado en la fachada sur, permanece la antigua iglesia de Santa María actualmente desacralizada. Este hospital funcionó como guardería, como clínica de Maternidad, asistió a los enfermos más pobres y más tarde, albergó quirófanos y laboratorios hasta que, en 1986, se inauguró el nuevo hospital Reina Sofía.

En la parte central del lado oeste de la plaza y algo más elevada que el resto de edificios, se sitúa la Casa del Reloj, llamada inicialmente “Casa de la Ciudad”, perteneciente al Ayuntamiento. Es un edificio de tres plantas, la inferior de piedra con tres vanos que comunican el Paseo del Queiles con la plaza. Varias balconadas componen la primera y segunda planta. Entre ellas, sobresalen los escudos de armas de la ciudad rodeados con una orla vegetal. Encima de ellos, dos figuras femeninas que representan la Sabiduría y la Abundancia. La tercera planta está compuesta por cinco balconcillos pequeños con arco de medio punto sobre los que se coloca el alero de madera con ménsulas representando niños. Tanto la decoración de la fachada como el reloj de la torre, se realizaron en el siglo XIX. Ésta última estructura, se colocó para responder a las necesidades del vecindario. En la parte superior pusieron dos campanas, una sobre otra, que marcan las horas y los cuartos.

Varios han sido los usos de este edificio, además de Casa de la Ciudad: se utilizó como colegio de párvulos con la maestra Doña Elvira España (con este nombre se bautizó al actual colegio con acceso en la conocida calle Gayarre), tuvo sede la Oficina de Rehabilitación del Casco Antiguo, se instaló la “Fonda Garde”, funcionó como oficina de turismo y albergó el famoso “Bar Sport”. Actualmente, es el símbolo del inicio de las Fiestas de Santa Ana con el famoso chupinazo y desde donde también, haciendo uso de su balconada, se celebra el día del Volatín o el ya famoso Día del Ángel en Semana Santa. Actualmente, tiene un uso reciente como espacio de coworking, proyecto encabezado por el Consorcio EDER.

Otro de los grandes símbolos de Tudela y de esta plaza, es el Quiosco que ocupa la parte central. El actual es muy reciente pero el antiguo se inauguró en 1921 como proyecto de Nicasio Martínez, José Calonge y Santiago Marsellá. Éste ocupó el lugar de una fuente conocida como “la de los Angelotes”, fabricada en Londres y colocada en 1888, una vez mejorado el servicio de agua potable para la población. Finalmente fue trasladada en 1921 al Paseo de Invierno y durante la guerra civil fue bombardeada.

Tras la rehabilitación de la plaza, las fachadas y los balcones, también se renovó el quiosco. La base está formada por una cristalera a través de la cual se puede ver el hueco y la forma octogonal que dibuja este espacio. Esta parte se utiliza como sitio expositivo. Bajo la techumbre del quiosco, varios apellidos: Sarasate, Eslava, Gaztambide y Gayarre, cuatro de los músicos navarros más conocidos. Durante las fiestas patronales, la banda de música se coloca dentro del quiosco y se realizan bailes tradicionales como la Era, la Jota de Tudela y La Revoltosa. Esta última es un baile circular, “un carrusel de alegría” que se creó en Tudela (se cuenta) de forma espontánea. Además actualmente, funciona como punto de reunión, de congregación para las manifestaciones y concentraciones y como espacio de reivindicación.

Más información:

Plaza de los Fueros, 31500 Tudela

Consorcio Eder. Plaza Yehuda Ha Levi, 1. 3500 Tudela 948 84 73 56